Noticia de la Archidiócesis de Valencia

El jefe de Microbiología de PharmaMar analiza este miércoles en la UCV la biodiversidad marina como “funete de nuevos antitumorales”

Gestión parroquial online

VALENCIA, 8 NOV. (AVAN).- Fernando de la Calle, jefe del Departamento de Microbiología I+D de PharmaMar, está convencido de que el futuro de la cura del cáncer se encuentra en continuar con la exploración de la biodiversidad marina para llegar, de esta forma, a obtener nuevos antitumorales con la ayuda de la biotecnología.

De la Calle participará mañana, miércoles, en el ciclo de seminarios científicos del programa de doctorado en Ciencias de la Vida y del Medio Natural de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” en un encuentro a las 12.30 en el campus de Valencia-Santa Úrsula (Guillem de Castro, 94), según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes de la UCV.

El responsable de microbiología de la empresa líder a nivel mundial en la investigación y comercialización de antitumorales de origen marino analizará la explotación industrial de las bacterias acuáticas como fuente de productos antitumorales, han añadido.

Al respecto, PharmaMar anunció a finales del pasado mes de octubre que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) había aceptado comenzar la evaluación de la solicitud de autorización de comercialización de Aplidin (plitidepsina) para el tratamiento del mieloma múltiple. La plitidepsina es un medicamento antitumoral de origen marino en fase de investigación obtenido de la ascidia Aplidium albicans. 

El futuro de la cura del cáncer, en el mar

En este sentido, recientemente, en otra intervención de De la Calle en un curso específico celebrado en la UCV detalló que “el futuro de la cura del cáncer está, posiblemente, en la búsqueda de moléculas marinas que puedan modular el sistema inmunitario”.

“A través de la biotecnología hemos sido capaces de sacar a la luz una biodiversidad microbiana impresionante y nuevas especies con posibilidades antitumorales de tan solo un puñado de diez gramos de sedimento marino”, adujo De la Calle.

En la actualidad, los antibióticos provienen del 10 por ciento de la biodiversidad terrestre, cuando la biodiversidad marina es muchísimo mayor. “Es inimaginable lo que podemos conseguir gracias a ella. Es tan enorme que solo conocemos la punta del iceberg”, indicó.

Según el investigador de Pharmamar, el concepto de biodiversidad puede abrirse mucho más con la ayuda de herramientas como las genómicas o las moleculares. Por ello, su trabajo está enfocado a explorar la biodiversidad marina para llegar a nuevos conceptos en el tratamiento del cáncer.
De la Calle relatará en el seminario cómo la evolución ha creado mecanismos de comunicación, defensa y ataque entre células y entre organismos, de modo que el ser humano puede aprovecharse de ese “efecto biológico” que durante miles de millones de años ha tenido, a su vez, un efecto evolutivo. (AVAN)

Fuente original: http://www.archivalencia.org/contenido.php?a=6&pad=6&modulo=37&id=14606&pagina=1