Noticia de la Diócesis de Salamanca

La Iglesia de Salamanca crea un recurso para atender a las personas vulnerables con enfermedad mental

Gestión parroquial online

En el marco de la Asamblea diocesana y del Año de la Misericordia, la Iglesia de Salamanca ha presentado hoy en rueda de prensa el proyecto RANQUINES destinado a personas con enfermedad mental y en situación de exclusión social. Un proyecto inter-congregacional en favor de los más pobres liderado por Cáritas diocesana de Salamanca, la Congregación de la Misión (Paúles), la Diócesis de Salamanca, Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación, Hijas de la Caridad, Parroquia El Milagro de San José, Religiosas de los Sagrados Corazones y las Hijas de Jesús (Jesuitinas), que pretende mejorar las condiciones de vida de estas personas ofreciendo un espacio acogedor que sirva de soporte terapéutico y apoyo social; así como la apertura de viviendas de terapia y convivencia para su inserción en la sociedad.
En el acto han intervenido el Obispo de Salamanca, Mons. Carlos López; Tomás Durán, Vicario de pastoral; Carmen Calzada, Directora de Cáritas diocesana de Salamanca y el Hno. Franscico Berbegal, Misionero Paúl.
El proyecto Ranquines contempla tres fases, tres recursos que intentarán dar respuesta a una necesidad que no está siendo cubierta adecuadamente en estos momentos en Salamanca. El primero de ellos será la construcción de un Centro de Día para las personas con enfermedad mental que están en situación de exclusión social. El centro se habilitará en el ala este de la Casa de los Padres Paúles, en Santa Marta de Tormes, y tendrá una ocupación para 30 personas. En él se ofrecerá apoyo psicosocial y servicios complementarios para la cobertura de necesidades básicas vitales. Se trataría de favorecer la ocupación del tiempo de forma rehabilitadora, la creación de red social, la participación social y cultural, mediante el ofrecimiento de actividades. Este recurso podrá estar abierto también a personas con enfermedad mental que no están en situación de exclusión social, que tienen el apoyo de sus familias u otras organizaciones.
 
Sigue leyendo…

Fuente original: http://www.diocesisdesalamanca.com/2.0.html?&no_cache=1#c14304