Noticia de la Archidiócesis de Valencia

La UCV defiende a sus estudiantes «ante la política discriminatoria de becas de la Conselleria de Educación»

Gestión parroquial online

VALENCIA, 30 MAY.(AVAN).- La Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir (UCV) ha presentado a la Conselleria de Educación un pliego de alegaciones al proyecto de Orden por la que se establecen las bases reguladoras para la concesión de las becas para la realización de estudios universitarios en las universidades de la Comunitat Valenciana.

Este proyecto «niega la posibilidad a los estudiantes de universidades privadas o de iniciativa social de acceder a los distintos tipos de ayudas al estudio, no se ajusta a derecho y es causa de exclusión y de discriminación arbitraria”, ha indicado a la agencia AVAN el vicerrector general de la UCV, Ricardo García. 

El pliego de alegaciones presentado por la UCV ante la Conselleria realiza un recorrido por el marco legal actual tanto nacional como internacional en contraposición a la normativa que quiere imponer el gobierno autonómico. “Esta orden vulnera la Constitución española, la Ley orgánica de Universidades, las resoluciones de la ONU, el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y los acuerdos Iglesia-Estado sobre enseñanza y asuntos culturales”, afirma Ricardo García.

Para el vicerrector general de la UCV, “nuestra Constitución garantiza el derecho a  la educación; el acceso libre y en igualdad a la misma; y reconoce a las universidades privadas como servicio público de educación superior”. En el ámbito jurisprudencial constitucional existen «relevantes sentencias» que avalan esta argumentación según informan desde la propia universidad. 

Pero la Conselleria no vulnera sólo la Carta Magna según  García ya que “la Ley Orgánica de Universidades establece la finalidad del sistema de becas y su concesión, estando basada esta última en las condiciones económicas y académicas de los candidatos, no en qué centros cursen estudios”.
 
Una Orden contraria la normativa internacional

La Orden proyectada por el Conseller de Educación, Vicent Marzá, «también es contraria a la normativa internacional». Así, el artículo 37 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea recoge la Libertad de Mercado indicando que “quede asegurada la exclusión de toda discriminación entre los nacionales de los Estados miembros respecto a las condiciones de mercado”. Para el vicerrector general de la UCV, “la vulneración de este derecho mediante la exclusión de las universidades privadas del sistema público de becas al estudio a favor exclusivamente de las universidades públicas puede dar lugar a la intervención de las autoridades nacionales reguladoras del derecho a la competencia.”

Por su parte, los acuerdos Iglesia-Estado sobre enseñanza y asuntos económicos recogen en su artículo 10.3 que “los alumnos de la Universidades de la Iglesia gozarán de los mismos beneficios en materia de sanidad, seguridad escolar, ayudas al estudio y a la investigación y demás modalidades de protección al estudiante que se establezcan para los alumnos de las universidades del Estado”.

“No debe olvidar el Conseller que España es Estado Parte de la Organización de Naciones Unidas y que por lo tanto tenemos obligaciones para con sus acuerdos”, afirma Ricardo García. En este sentido,  recuerda que el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales indica en su artículo 13 que “los Estados Partes se comprometen a respetar la libertad de los padres de escoger escuelas distintas de las creadas por las autoridades públicas”. También señala “la obligación de velar porque exista un sistema de becas de enseñanza que ayude a los grupos desfavorecidos” y la “eliminación de cualquier tipo de discriminación en la esfera de los derechos económicos, sociales y culturales”.
 
La UCV, una universidad de iniciativa social

La Universidad Católica de Valencia es una universidad de la Iglesia de iniciativa social, constituida legalmente como Fundación, por lo tanto no tiene ánimo de lucro. Desde sus inicios en 2003 se ha preocupado para que “nadie por problemas económicos deje de estudiar en ella”, en palabras de su fundador, el Cardenal García-Gasco. En la actualidad destina de su presupuesto cerca de 5,4 millones de euros a becas propias.

El pasado curso un total de 2.223 estudiantes de la UCV recibieron algún tipo de ayuda pública, siendo éstos los que más dinero han percibido de todas las universidades privadas españolas, según datos del Ministerio de Educación. Este dato “demuestra el perfil de alumno con el que cuenta la Universidad Católica de Valencia en la que cerca de un 27% de sus estudiantes compatibilizan sus estudios con algún tipo de trabajo para poder costear el pago de los mismos”, ha precisado Ricardo García.
 

Fuente original: http://www.archivalencia.org/contenido.php?a=6&pad=6&modulo=37&id=13885&pagina=1