Noticia de la Archidiócesis de Valencia

Los belenes póstumos de fray Conrado permiten vacunar a dos mil niños en Africa y ayudar a refugiados

Gestión parroquial online

VALENCIA, 22 MAR. (AVAN).- La orden religiosa de los Capuchinos y el grupo de “Amigos de San Antonio” han organizado para mañana, miércoles, un homenaje póstumo con una misa de acción de gracias por el popular fraile Conrado Estruch, fallecido el pasado 10 de octubre.

Sus últimos belenes póstumos elaborados con materiales de desecho por el fraile capuchino han permitido vacunar a dos mil niños en Africa y atender a familias de refugiados, según han explicado a la agencia AVAN fuentes de los “Amigos de San Antonio”, grupo fundado por el propio fraile capuchino.

La eucaristía de mañana, que coincidirá con el mismo día en que fray Conrado hubiera cumplido 90 años, será oficiada en el convento capuchino de San José, sito en la calle Cirilo Amorós, 67, de Valencia, por el superior José Vicente Esteve, a las 19.30 horas.

De este modo, “queremos rendir homenaje a un hombre que dedicó toda su vida a la caridad, sobre todo hacia los más pobres”, han precisado.
 
Precisamente, esta asociación sigue desarrollando actualmente la labor benéfica que desarrollaba junto con fray Conrado Estruch. Así, todos los primeros martes de mes continúa repartiendo comida a más de doscientas familias necesitadas en el convento capuchino.
 
Asimismo, los Amigos de San Antonio, como cada año, han dedicado a distintas acciones solidarias la recaudación obtenida en la exposición póstuma de belenes elaborados por el religioso que se celebró las pasadas Navidades.

Lo obtenido en la muestra, que incluyó nacimientos realizados a partir de materiales de desecho, ha sido enviado por los Amigos de San Antonio a ‘Médicos sin Fronteras’ para la compra de dos mil vacunas para niños del continente africano. Otra parte de la recaudación la han destinado al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), así como al Cottolengo del Padre Alegre en Valencia, la Casa Cuna Santa Isabel y el comedor social `San José’ de la parroquia Asunción de Nuestra Señora del barrio valenciano de Benimaclet.

El fraile capuchino Conrado Estruch, que a lo largo de su vida realizó miles de belenes artesanalmente con materiales de desecho para exponerlos cada Navidad y recoger con ellos donativos para familias sin recursos, falleció el pasado mes de octubre a los 89 años en el convento de la Magdalena, en la localidad valenciana de Massamagrell. El religioso nació en la localidad valenciana de Ador, donde tenía una plaza dedicada por su Ayuntamiento.(AVAN)

Fuente original: http://www.archivalencia.org/contenido.php?a=6&pad=6&modulo=37&id=13443&pagina=1