Noticia de la Archidiócesis de Valencia

Instalan en Alborache una cruz monumental de 12 metros y luminiscente orientada a Jerusalén

Gestión parroquial online

VALENCIA, 31 MAY. (AVAN) .- La Real Orden de Caballeros de Santa María de El Puig ha erigido en la partida de Los Fustales de la localidad valenciana de Alborache una cruz monumental orientada a Jerusalén, con el título de “Cruz de la Misericordia”.

La pieza, de color blanco, 12 metros de altura y luminiscente, ha sido erigida en un “singular punto del centro geográfico de la Comunidad Valenciana, como símbolo de una oración en piedra que da testimonio y afirmación de Jesucristo”, coincidiendo con el Año Jubilar de la Misericordia convocado por el Papa, según publica el semanario diocesano PARAULA.

“Se trata de una cruz de 5 metros de envergadura y medio metro de sección, con ambas caras foto-luminiscentes, que arranca de una estructura de 2.5 x 1.5 x 1 metros”, según fuentes de la entidad.

Precisamente, esta mañana una representación de la Real Orden, entre ellos, el Gran Canciller, Miguel Jover Cerdá, ha sido recibida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en el Palacio Arzobispal.

La “Cruz de la Misericordia”, ubicada a unos 310 metros sobre el nivel del mar, fue bendecida el pasado domingo 1 de mayo, por el vicario general del Arzobispado, Vicente Fontestad, acompañado por los párrocos de Turís y Alborache, Arturo Javier García Pérez y José Emiliano García, respectivamente. Asistieron también los alcaldes y varios concejales de estas localidades.

A continuación, se celebró una eucaristía en la iglesia de la Natividad de Nuestra Señora de Turís, con la participación de “numerosos miembros de la Real Orden, entre los que se encontraban el Vice Gran Maestre, Juan Lladró Dolz; el Lugarteniente Mayor, Quintiliano Pérez Monedero; y el Gran Canciller, Miguel Jover Cerdá.

Con esta celebración religiosa “finalizó el proyecto que nació del propietario de la parcela y que la Orden hizo suyo en su momento”, según las mismas fuentes. El terreno lo ha cedido a la Real Orden uno de sus miembros para que se construya esta cruz, coincidiendo con el Año Extraordinario Jubilar de la Misericordia. Además, el coste de la construcción de la cruz ha procedido de los fondos de la Real Orden.

Igualmente, estuvieron presentes representantes de la Confraria del Sant Sepulcre de Turís, la Soberana Orden Militar de Malta, la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén, el Capítulo del Centenar de la Ploma y los Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer.

Lo “principal de la cruz, que lleva una parte de todos los caballeros y damas de la Real Orden, de sus familiares y de sus amigos, es su esencia, su significado, y cuanto de espiritualidad lleva dentro de sí, elevada a Dios con amor y agradecimiento por su compasión a todos los humanos”, según las mismas fuentes.

(En las primeras dos imágenes, la cruz y su bendición, a cargo del vicario general del Arzobispado, celebrada el pasado 1 de mayo. Firma: Paraula. En la imagen inferior, la reunión de este martes del Cardenal con la representación de la Real Orden de Caballeros de Santa María de El Puig. Firma: V. Gutiérrez)

Fuente original: http://www.archivalencia.org/contenido.php?a=6&pad=6&modulo=37&id=13895&pagina=1