Noticia de la Diócesis de Cádiz y Ceuta

Cáritas destinó en 2015 más de 2,6 millones de euros en sus acciones de lucha contra la precariedad social

Gestión parroquial online

Los datos de actividad aportados por el conjunto de las Cáritas de la Diócesis de Cádiz y Ceuta confirman, un año más, el fortalecimiento del compromiso de los voluntarios y donantes que sostienen sus acciones de lucha contra la precariedad social en esas ?periferias? de la sociedad a las que se refiere el papa Francisco.La Memoria de Cáritas ha sido presentada en la sede del Obispado de Cádiz y Ceuta por el Equipo Directivo de Cáritas Diocesana, Alfonso Gutiérrez, delegado episcopal y María del Mar Manuz, directora diocesana de Cáritas Diocesana y José María Espinar, secretario general.Más de 2,6 millones de euros invertidosLa fuerza de esta amplia base social y la opción por las personas más vulnerables están en el centro de cada uno de los datos que se recogen en la Memoria 2015 presentada esta mañana en Cádiz, donde se señala que durante el último ejercicio Cáritas invirtió un total de 2.679.560 ?  euros en los distintos proyectos, centros y servicios de ayuda.1.096 voluntarios y 10.839 personas acompañadasGracias a los proyectos de lucha contra la pobreza, a lo largo de 2015 fue posible mejorar, dentro de nuestra Diócesis, la dignidad y el acceso a los derechos humanos de 10.839 personas en situación de gran vulnerabilidad. Este trabajo de Cáritas por la defensa de la dignidad y los derechos de los más empobrecidos ha sido posible gracias a la labor de 1.096 voluntarios (un 0,15% más que en 2014), con el apoyo de unos 30 trabajadores remunerados.El 79% de los fondos son aportaciones privadasDe los 2.679.560  euros invertidos en 2015, 2.093.924 euros (el 79% del total) proceden de aportaciones privadas (colectas, socios y donantes, empresas, y entidades bancarias) y 586.636 euros (el 21%) de fondos públicos (Ayuntamientos, Diputación, Administración del Estado y Unión Europea).El informe de actividad confirma las tendencias de los años precedentes tanto en lo que se refiere al esfuerzo económico llevado a cabo dentro los distintos apartados de intervención de Cáritas como en el apoyo recibido por parte de los donantes y colaboradores privados, aunque hay una disminución de las ayudas públicas.Los grandes apartados sociales a los que Cáritas Diocesana destina mayor volumen de recursos son, por este orden, los programas de Acogida y Atención Primaria 42,35% (1.134.732 euros), Integración Sociolaboral 28,23% (756.374,50 euros) , Personas sin Hogar 13,88% (371.966,50 euros), acompañamiento a mayores 1,43% (38.294 euros) y en materia de Cooperación Internacional el 1.82% (48.772 euros).A las labores de formación de agentes voluntarios y sensibilización e incidencia,  se destinó un 2,10% (56.200 euros), y por último a la gestión y administración y al apoyo y coordinación de las Cáritas de la Diócesis se dedicó un 10,20% (273.221 euros).Perfil de las personas que acuden a la red CáritasJunto a los datos de la Memoria anual, durante la rueda de prensa, se aportaron algunos de los rasgos sobre el perfil de las personas que acuden a nuestra red de servicios.Con respecto a la red de acogida y atención primaria, principalmente, el perfil de las personas que estamos ayudando desde los servicios de acogida y atención primaria de Cáritas, son parejas con hijos, personas solas y familias monoparentales (mujeres de 35-55 años) en situación de desempleo o trabajo precario, percibiendo pensiones contributivas o sin ingresos. Estas personas, mayoritariamente, tienen estudios primarios o inferiores, aunque desde 2014 se han detectado casos de personas con estudios de grado superior (módulos superiores o título universitario).Queremos señalar que, en el caso, de las familias sin ingresos, Cáritas ve prioritario cumplir los plazos de resolución del ingreso mínimo de solidaridad que según la legislación autonómica debe ser de dos meses y que, actualmente, en las localidades del territorio diocesano, no se respetan, agravando la situación económica de las familias.Constatamos la realidad de que hay personas que, aún teniendo ingresos, éstos no son suficientes para cubrir las necesidades básicas de la unidad familiar y necesitan, por tanto, acudir a solicitar ayuda. Son los llamados ?trabajadores pobres?.Los datos constatan que casi un tercio de las personas acompañadas llevan más de 3-5 años recibiendo ayuda de Cáritas, y que más de la mitad de las personas desempleadas son ?parados de larga duración?. Esto significa que la situación de pobreza se está cronificando y la problemática que sufre la población atendida es cada vez más grave. La pobreza se está convirtiendo en un hecho heredable y condicionante de las generaciones futuras.Con respecto a las ayudas más demandadas a Cáritas por las personas acogidas, siguen siendo, continuando la tendencia de años, ayuda para alimentación, vivienda, formación y saludo. Por contra, las respuestas mayoritarias son de alimentación, seguidas de intervenciones sobre el empleo (orientación y formación), vivienda (ayuda para suministros) y otros tipos de ayuda como farmacia, desplazamiento y educación.El grueso de las ayudas se detallan de la siguiente forma:? Ayudas para alimentación (metálico y en especie) – 739.247 euros. (65%)? Vivienda y suministros del hogar – 261.290 euros. (23%)? Ayudas para la formación – 70.538 euros. (6,2%)? Ayudas para salud – 48.703 euros. (4,2%)? Ropa y calzado – 14.954 euros. (1,3%)La mayor parte de las respuestas de intervención son del tipo ayudas en especie y económicas. Otras respuestas se corresponden principalmente con acciones de información, orientación y asesoramiento, así como de formación, seguimiento y acompañamiento de procesos personales y familiares.Por otra parte, en los servicios especializados de empleo de Cáritas nos encontramos que el perfil de las personas que participan son parejas jóvenes (20 a 35 años) con hijos menores y escasa formación reglada. En estos servicios se han atendido a 644 personas alcanzando una inserción laboral del 17% (107 personas). Las acciones que se desarrollan en esta área son la orientación laboral y la formación para el empleo (mejora de la empleabilidad) en formato  pretalleres (formación teórica y práctica), incluyendo, actividades formativas específicas para jóvenes en situación de exclusión.Enmarcado en estos servicios de empleo, se ejecutan también sesiones grupales de familias, en las que algunos de sus miembros están en situación de desempleo. En estas sesiones se ponen en común las diferentes situaciones que están viviendo y se informa sobre diferentes aspectos que pueden servir para mejorar la situación desde el punto de vista de la administración y optimización de los recursos familiares. También se ofrecen ayudas puntuales para la adquisición de alimentos, productos de higiene y material escolar.Con el colectivo de personas en situación de sin hogar, Cáritas ha desarrollado una labor de acompañamiento en situación de calle, intervención social y de sensibilización sobre la grave situación de estas personas. El perfil de las personas atendidas es principalmente hombres, de entre 40 y 60 años. En el año 2015, Cáritas atendió, a través de sus servicios repartidos por la Diócesis (Cádiz, San Fernando, Chiclana , Algeciras y La Línea),  para personas sin hogar, a 1.261 personas.En el proyecto de atención a mayores, ?Estamos Contigo?, acompañamos a personas mayores en soledad, bien en sus domicilios, bien en residencias. Durante el 2015, se han acompañado a 35 personas.Por último, en Cooperación Internacional nuestra acción se concreta en labores de educación para el desarrollo, comercio justo y animación de las campañas  de emergencia (Nepal, Cuerno de África, Frontera Europa Este?).Fortalecimiento de voluntarios y donantesLos datos económicos y los de la base social evidencian, un año más, el fortalecimiento del compromiso solidario de voluntarios y donantes privados que colaboran con la acción de Cáritas. Así lo pone de manifiesto el incremento con relación a 2014 del número de personas voluntarias y de socios.Lo mismo ocurre para los fondos privados gestionados por Cáritas, que en 2015 registran una consolidación con respecto al año anterior. Se trata de un compromiso sostenido en el tiempo que permite la estabilidad de la acción de acogida y acompañamiento de personas en situación de exclusión y/o vulnerabilidad social. Estos fondos provienen, en parte, de la colaboración de particulares (550 socios) y empresas de diferentes sectores (25 empresas) agrupadas en el programa «Empresas con Corazón» que establece puentes entre Cáritas y el sector empresarial impulsando el desarrollo de su responsabilidad social.Otras acciones fundamentales de CáritasJunto a su acción social, Cáritas desarrolla una necesaria labor de sensibilización y denuncia sobre la realidad social que nos rodea. A través de sus campañas de sensibilización institucionales (Navidad, Día de Caridad, Personas sin hogar) se busca un cambio de valores y el compromiso activo en la transformación de la sociedad. En esta materia, queremos destacar el el esfuerzo hecho en la elaboración del Estudio de la Realidad de la Provincia de Cádiz y la Ciudad Autónoma de Ceuta, que presentamos y ofrecimos a la sociedad el año pasado, en colaboración con la Cáritas de Asidonia-Jerez y con el equipo de estudios de Cáritas española. En él Cáritas denunció:? 1 de cada 4 personas (24%) de la provincia de Cádiz se encuentra en exclusión social. La situación de exclusión social en la provincia de Cádiz alcanza a 297.000 personas, una realidad que sufren más de 100.000 hogares. Dentro del espacio de la exclusión en la provincia de Cádiz, es especialmente preocupante la situación de 136.000 personas (11%) que se encuentran en la exclusión más severa (42.000 hogares).? En la provincia de Cádiz, la proporción de personas que se encuentran en situación de exclusión es muy similar a la de España. Sin embargo, la provincia de Cádiz se caracteriza porque solo 1 de cada 5 hogares se encuentran en la integración plena, es decir no están afectados por ningún rasgo de exclusión social. ? Uno de los rasgos que mayor exclusión social generan es la pobreza severa. Esta situación que afecta a los últimos, a los que sufren en mayor medida la pobreza alcanza a 1 de cada 10 familias andaluzas. Un hogar se encuentra en pobreza severa cuando tiene unos ingresos inferiores a:- 338? / MES si es un hogar con 1 adulto- 710/ MES si es un hogar con 2 adultos y 2 menores? Observamos que todos los perfiles educativos están presentes en la intervención de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, cobrando un mayor peso en estos últimos años el colectivo de personas con estudios primarios. Así pues, son las personas sin estudios/estudios incompletos y aquellas con estudios primarios las más presentes en Cáritas.En esta misma línea de sensibilización, en el año 2015, Cáritas ha unido su apoyo a la Mesa de Atención a los Refugiados, a iniciativa del obispo diocesano y junto con otras entidades de Iglesia (Migraciones, Tierra de Todos, Asociación Cardjin, Confer), para solidarizarnos con la población refugiada y migrante y denunciar sus condiciones de vida. Especial mención hacemos de la puesta en marcha de los Círculos de silencio en los que el voluntariado de Cáritas participa mensualmente.Cáritas es una entidad de voluntariado y dedica esfuerzos para que su preparación mejore en pro de la atención a las personas que acompaña. Con este fin, Cáritas organiza acciones formativas periódicas que ofrecen formación humana, técnica y espiritual (cursos básicos de voluntarios y Jornadas de Formación Social, Encuentros de Voluntariado).Agradecimiento al papel insustituible de los voluntariosPor su parte, la directora de Cáritas, María del Mar Manuz, puso el acento en el papel insustituible de los voluntarios en el ser y hacer de Cáritas a los que agradeció su dedicación y entrega solidaria. Igualmente, agradeció a todos los socios y donantes, así como a las entidades públicas y privadas la confianza depositada en Cáritas a la hora de ejercer su solidaridad.Por último, quiso recordar la palabras que el Papa Francisco pronunció el pasado mes de febrero en la clausura en Roma del Congreso «El amor nunca fracasa» donde se ha conmemorado los diez años de la encíclica «Deus Caritas est» de Benedicto XVI:»Cualquier forma nuestra de amor, de solidaridad, de compartir es sólo un reflejo de la caridad que es Dios. Él derrama incansablemente su caridad sobre nosotros, que estamos llamados a ser testigos de ese amor en el mundo. Por eso, debemos ver la caridad divina como la brújula que orienta nuestra vida, antes de encaminarnos a cualquier actividad: en ella encontramos la dirección, de ella aprendemos cómo mirar a los hermanos y al mundo.La misión que desempeñan nuestros órganos de caridad es importante, porque acercan a muchas personas pobres a una vida más digna, más humana, y eso es algo muy necesario; es una misión importantísima porque, no con palabras, sino con el amor concreto puede hacer sentir a todo hombre que el Padre le ama, que es hijo suyo, destinado a la vida eterna con Dios.Quisiera dar las gracias a todos los que trabajan diariamente en esta misión, que afecta a todo cristiano. En este Año jubilar he querido resaltar que todos podemos vivir la gracia del Jubileo, precisamente poniendo en práctica las obras de misericordia corporales y espirituales: vivir las obras de misericordia significa conjugar el verbo amar como lo hizo Jesús. 

Fuente original: http://www.obispadodecadizyceuta.org/noticia/caritas-destino-2015-mas-26-millones-euros-sus-acciones-lucha-precariedad-social