Noticia de la Archidiócesis de Valencia

El Cardenal anima a los sacerdotes a una “santidad a ultranza” y advierte que “no cabe, en absoluto, una vida rutinaria, y menos en estos momentos”

Gestión parroquial online

VALENCIA, 23 MAR. (AVAN-AUDIO).- El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha animado hoy a los sacerdotes de la diócesis a una “santidad a ultranza” y a no contentarse con menos, “una característica que nos obliga a ser como Jesucristo”.

En la solemne Misa Crismal que ha presidido hoy en la Catedral, y en la que han concelebrado tres obispos y centenares de sacerdotes, el cardenal Cañizares ha dado gracias a Dios por “el gran presbiterio que tenemos, verdaderamente”.

En su homilía, ha destacado que “en el centro de nuestra vida sacerdotal está la eucaristía de cada día, no celebrada rutinariamente, no un acto más que tenemos en nuestra agenda, ni muchísimo menos, porque es lo que configura nuestra existencia sacerdotal, día a día, y hace vivir la comunión con Cristo”, al igual que también “centra y unifica la vida de la Iglesia”.

A este respecto ha insistido el cardenal Cañizares en que la celebración de la eucaristía “no es un trabajo pastoral más” y ha recordado cómo “algunos, en alguna diócesis en que he estado, decían `nos toca librar el lunes porque hemos trabajado el domingo´. Pues mire usted, no se libra uno, no es ningún trabajo, es realmente nuestra existencia sacerdotal misma, no es un aspecto de la vida sacerdotal junto a otros, sino el vínculo que expresa, de modo inminente, nuestra vinculación con Cristo y el significado de toda nuestra vida sacerdotal y nuestra relación con los fieles”.

Por ello, “no cabe en absoluto una vida sacerdotal mediocre, superficial, rutinaria, funcionarial, y menos, en los momentos actuales en los que es tan necesario demostrar la identidad de lo que somos y así dar razón de la esperanza y de la alegría que nos anima”, ha añadido el arzobispo de Valencia, quien ha reiterado que “no podemos contentarnos con menos que ser santos”.

“Que no se apague el sentido misionero del presbiterio de Valencia”

Además, “por la naturaleza misma de nuestro ministerio, los sacerdotes debemos estar llenos de un profundo sentido misionero”, ha manifestado el Cardenal, que ha alentado a los sacerdotes valencianos a que “no se apague este sentido misionero que ha caracterizado al presbiterio de Valencia y que está un poco más debilitado, reconozcámoslo”.

Al término de su homilía, ha realizado una llamada a toda la diócesis, a rezar por las vocaciones. “El pueblo cristiano tiene motivos para dar gracias a Dios por el don de la eucaristía y el sacerdocio, pero también tiene serias razones para rogar incesantemente para que no falten sacerdotes en la Iglesia”, ha manifestado.

En este sentido, el purpurado ha explicado que “el número de presbíteros nunca es suficiente para afrontar las exigencias crecientes de la evangelización y el cuidado pastoral de los fieles”.

“Tenemos un gran presbiterio diocesano y sois un gran don de Dios”

Finalmente, ha agradecido la participación de tantos sacerdotes en la misa crismal. “Es un día muy dichoso viendo la presencia tan numerosa de los que somos sacerdotes aquí presentes”, ha señalado el cardenal arzobispo de Valencia.

“Tenemos un gran presbiterio verdaderamente, tengo que reconocerlo gozosamente y dar las gracias a Dios por este gran don que sois vosotros a la diócesis de Valencia”, ha concluido.

Previamente a la Misa Crismal, los sacerdotes han sido convocados celebrar la peregrinación a la Catedral de Valencia para participar en el Jubileo con motivo del Año Santo de la Misericordia y, han tomado parte en una celebración penitencial comunitaria en la propia Seo.

La misa ha sido concelebrada por el obispo auxiliar de Valencia, monseñor Esteban Escudero, y por los obispos eméritos de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña, y de Mondoñedo-Ferrol, monseñor José Gea, así como por cerca de cuatrocientos presbíteros que han renovado las promesas de su ordenación sacerdotal ante el Arzobispo.

En el transcurso de la misa, el cardenal Cañizares ha bendecido los óleos y el crisma que serán utilizados en la celebración del Bautismo, Confirmación, Ordenación Sacerdotal y Episcopal, Dedicación de las Iglesias y Unción de Enfermos.

La eucaristía ha sido retransmitida en directo por internet, a través de la página web de la Catedral (www.catedraldevalencia.es).

Atentados en Bruselas: «Que los hombres no eliminen a sus hermanos”

Por otro lado, en la celebración penitencial comunitaria en la Seo, el Cardenal ha implorado hoy “la misericordia de Dios que tanto necesitamos en un mundo de pecado y de violencia asesina”, en referencia a los “crímenes execrables que últimamente hemos visto en Bruselas y en tantas partes del mundo y tantos y tantos días”.

Así, el purpurado ha invocado la ayuda de Dios para que “nos otorgue el infinito don de su misericordia que nos concedió, precisamente, al conferirnos a nosotros, sacerdotes, el ministerio de la Reconciliación, del Perdón, que hace nuevos los corazones de los hombres, para que amen, para que no eliminen a su hermano, para que no tengan ningún odio”.

“Venimos aquí como peregrinos y ministros de la Misericordia” ha expresado el cardenal Cañizares, que ha rogado también para que con la misericordia de Dios “se destierre toda violencia y toda amenaza contra el hombre”, en alusión a “estos crímenes execrables, que últimamente hemos visto en Bruselas y en tantas partes del mundo, y tantos y tantos días”.

(Fotografías: Alberto Sáiz)

Fuente original: http://www.archivalencia.org/contenido.php?a=6&pad=6&modulo=37&id=13455&pagina=1