Noticia de la Archidiócesis de Valencia

El cardenal Carlos Amigo pronuncia el pregón de las fiestas en honor a la Purísima, en Ontinyent

Gestión parroquial online

ONTINYENT, 28 NOV. (AVAN).- La localidad valenciana de Ontinyent celebra, desde este mes de noviembre, las fiestas en honor a su patrona canónica, la Purísima Concepción, cuyos actos religiosos dieron comienzo el pasado día 12, y que han contado con la participación del cardenal arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo, que leyó el pregón el pasado sábado.

Asimismo, este año se celebra “el 75 aniversario de la nueva imagen de la Purísima, labrada en plata en 1941, que sustituyó a la original, robada en 1936”, según ha indicado hoy a la agencia AVAN Juan Melchor Seguí, párroco de la Asunción de Santa María.

Igualmente, en estas fiestas las Camareras de la Virgen celebran sus 50 promociones, “motivo por el cual tendrá lugar una exposición y también una misa de acción de gracias”, ha añadido.

El cardenal Amigo pronunció el pregón en Santa María, una vez finalizó el tradicional desfile “dels Angelets” de la Purísima por las calles de la localidad, “en el que los 16 niños, vestidos de ángeles, animaron a participar en las fiestas desde una carroza tirada por bueyes mientras cantaban en valenciano piezas originales del siglo XVII” y el “Cant dels Angelets” en el templo.

También el pasado sábado el templo acogió la misa sabatina “que contó con la participación de todas aquellas personas que han sido ´Angelets` y también se recordó a los ´Angelets` fallecidos durante el último año”, según el párroco, que ha precisado que los “Angelets” son niños “que han recibido la Primera Comunión y han sido seleccionados por profesores de música de Ontinyent”.

Un mes de celebraciones en torno a la Purísima

El pasado 12 de noviembre dieron comienzo las fiestas «con la procesión de la bajada de la Virgen, que fue sacada de su capilla, adosada al templo de Santa María, e instalada en su camarín, detrás del retablo del altar mayor”.

Casi un mes después, el próximo 11 de diciembre, las fiestas finalizarán con la subida de la imagen de la Purísima de nuevo a su camarín, según las mismas fuentes.

La Inmaculada tiene una devoción “muy antigua y arraigada en Ontinyent, donde en 1662, casi 200 años antes de que fuera declarado por Pío XI el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, la localidad celebró ya las primeras fiestas solemnes en su honor, autorizadas por un documento del papa Alejandro VII”, ha señalado.

Fuente original: http://www.archivalencia.org/contenido.php?a=6&pad=6&modulo=37&id=14687&pagina=1