Noticia de la Archidiócesis de Valencia

Real de Gandia honra este domingo a su patrón, el mártir franciscano en Damasco y profesor de árabe Carmelo Bolta

Gestión parroquial online

REAL DE GANDIA, 9 JUL.(AVAN).- La localidad valenciana de Real de Gandia celebrará mañana, domingo, a su patrón, el beato Carmelo Bolta, franciscano, natural de la población, que fue profesor de árabe en Damasco donde fue martirizado durante la persecución de islamistas drusos el 10 de julio del año 1860 junto con varios compañeros de la orden, entre ellos, Francisco Pinazo, natural de Alpuente, de la aldea de Chopo.

La parroquia de Real de Gandía acogerá mañana, a las 12 horas una misa solemne en honor al beato Carmelo Bolta, según ha indicado hoy a la agencia AVAN el párroco, Vicente Serrano.

Asimismo, el domingo a las 21:30 horas tendrá lugar por las calles de la localidad una procesión con la imagen del patrono “al que se le tiene una gran devoción en el municipio”, ha añadido.

Por otro lado, en la parroquia Asunción de Nuestra Señora de Benaguasil se celebrará también mañana, domingo, a las 9 horas una misa en honor al beato Francisco Pinazo, hermano lego de la orden franciscana.

Precisamente, el grupo de juniors de la parroquia tiene como patrón al beato debido a que su campamento de verano está situado en su aldea natal, El Chopo, en el término de Alpuente. Así, este año, llevarán la imagen del patrón al campamento que se desarrollará del 22 al 31 de julio próximos. Además, los juniors rehabilitaron la ermita de la aldea dedicada al santo. Igualmente, tiene una parroquia dedicada a él en el barrio de Marchalenes, en la capital valenciana.

Martirizados en 1860 en Damasco

El beato Carmelo Bolta nació en Real de Gandía en 1803 y realizó noviciado en el convento de San Francisco de Valencia. Ordenado sacerdote en 1829, fue predicador al convento de San Blas de Segorbe y En 1831, con otros 23 compañeros, pasó a la Custodia de Tierra Santa. Después de visitar los principales santuarios fue nombrado presidente del Hospicio de Jaffa.

Durante diez años estuvo dedicado a la enseñanza de los estudiantes de la orden de Jerusalén, siendo durante ese tiempo dos veces superior de Damasco y párroco de los católicos de san Juan in Montana. En octubre de 1858, fue nombrado párroco de los católicos de Damasco y profesor de árabe para los jóvenes sacerdotes y para las escuelas que sostenía la misión católica, cargo que tenía cuando sufrió martirio.

Por otro lado, el beato Francisco Pinazo nació en la aldea de Chopo, en 1802 e ingresó en 1825 en el convento franciscano de Chelva. Hizo su noviciado en el convento de San Francisco de Valencia y profesó la regla franciscana en 1832.

Embarcó en 1843 para Tierra Santa y su primer destino fue Damasco, donde permaneció seis años, con los cargos de cocinero y sastre. Pasó después, a la comunidad de la Basílica del Santo Sepulcro, de Jerusalén, donde estuvo seis meses y luego fue a Nicosia (Chipre) prestando servicios en la parroquia latina. Después estuvo algún tiempo en Nazaret, Jaffa, San Juan de la Montaña y finalmente fue destinado a Damasco donde sufrió martirio.

Carmelo Bolta y Francisco Pinazo fueron beatificados, junto con otros siete religiosos de su orden y tres maronitas seglares, por el papa Pío XI el 10 de octubre de 1926, dentro de las fiestas del VII centenario de la muerte de san Francisco de Asís.

Fuente original: http://www.archivalencia.org/contenido.php?a=6&pad=6&modulo=37&id=14110&pagina=1