Noticia de la Archidiócesis de Valencia

Una veintena de jóvenes valencianos parte a Perú para ayudar en campamentos y talleres a niños y adultos sin recursos

Gestión parroquial online

VALENCIA, 1 JUL. (AVAN).- Una veintena de jóvenes valencianos partirán a Perú en un viaje organizado por la comisión delegación de misiones del Arzobispado para ayudar al sacerdote Vicent Font en su colegio parroquial Santo Tomás de Valencia y en su proyecto “La mirada del Perú”.

El próximo 8 de julio saldrá desde el aeropuerto de Madrid el primer grupo de jóvenes y cada diez días, aproximadamente, viajarán entre cinco y siente voluntarios para ir sumándose a las labores que desempeñarán en Perú, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes de la delegación de Misiones.

Los jóvenes, que permanecerán durante 50 días en Perú, ayudarán a los profesores del colegio, impartirán talleres a niños y adultos y organizarán la escuela de verano para los días en los que los alumnos tengan vacaciones escolares, han añadido.

Asimismo, durante las tardes, los jóvenes apoyarán el trabajo que se realiza en las parroquias y los fines de semana realizarán campamentos con los niños y adolescentes de la parroquia.

Vicente Font decidió hace 5 años construir un colegio parroquial para atender a los niños de las familias que vivían en las chabolas de los suburbios de Adesesep y Profán, en Lima. Hoy en día, ese colegio tiene 650 alumnos y es el centro neurálgico de esta zona norte de la ciudad.

Al inicio todas las aulas estaban hechas con chapas, actualmente ya se dispone de algunos barracones, incluso con suelo de hormigón aunque la zona no cuenta con agua corriente ya que “Lima es una ciudad muy extensa y por tanto con muchas diferencias entre barrios”.

La zona que visitarán los voluntarios se encuentra al norte de la ciudad y es un barrio de nueva creación. Estos barrios se forman en el cerro de la montaña, donde sólo hay arena y las condiciones climatológicas no permiten que crezca la vegetación.

Las familias protagonizan un éxodo rural que les lleva a Lima buscando un futuro mejor, un trabajo o una formación para sus hijos. Sin embargo, la capital del país está superpoblada y la única opción es asentarse como refugiados en el cerro.

Primer viaje organizado íntegramente por la delegación

Este es el primer grupo de jóvenes valencianos que viaja como voluntarios dentro de una misión organizada de forma íntegra por la comisión diocesana de Misiones. Anteriormente la delegación de Misiones “derivaba a los jóvenes a las diferentes congregaciones que les acogían en las misiones pero sin embargo, este año se ha optado por organizarlo íntegramente desde este organismo”.

El perfil de los voluntarios es “muy amplio” ya que hay profesores, estudiantes de medicina, ingenieros, periodistas e incluso un disc-jokey. “Todos tienen muy claro que más allá de su experiencia o no como misioneros, sólo con escuchar y acompañar a esta gente ya es suficiente y no van a cambiar el mundo en un mes, pero seguro que su mundo va a cambiar”, han añadido.

Para poder viajar hasta Perú, los jóvenes han pasado una serie de entrevistas personales tras las que “empiezan a formar parte parte del grupo de jóvenes misioneros de la delegación”.

Así, reciben los testimonios de misioneros que les visitan cada mes y medio. Igualmente, en los meses de marzo y abril “se empiezan a formar los grupos para salir a las experiencias misioneras y también viajan a Madrid para reunirse en el Encuentro Nacional de Jóvenes Misioneros, organizado Obras Misionales Pontificias, donde se encuentran con representantes de otras diócesis”.

“Una vez se tiene claro el destino de la misión y los vuelos comprados, que cada joven paga, empiezan a preparar lo que allí van a realizar”, según las mismas fuetnes. Además, se plantean acciones para sensibilizar al entorno de los voluntarios y llevar a cabo algún proyecto que necesiten en la misión”.

Por ejemplo, este año la misión de Lima necesitaba equipamiento para un laboratorio escolar por lo que los jóvenes que van a viajar hasta allí organizaron un bingo solidario y buscaron donaciones privadas para conseguir el dinero necesario. (AVAN)

Fuente original: http://www.archivalencia.org/contenido.php?a=6&pad=6&modulo=37&id=14072&pagina=1