Noticia de la Archidiócesis de Valencia

El informe CeiMigra defiende una “gestión común del asilo” a refugiados y fortalecer el tejido asociativo y comunitario

Gestión parroquial online

VALENCIA, 6 ABR. (AVAN-AUDIO).- La Fundación CeiMigra para la integración social y formación de inmigrantes ha presentado hoy el informe anual sobre Migraciones e Integración de 2015, que será el último al ser clausurada su actividad tras 15 años, y que denuncia que “una mala gestión de fronteras exteriores de la UE aumenta los peligros al franquearlas”, defendiendo una “gestión común del asilo” de los refugiados así como un “fortalecimiento del tejido asociativo y comunitario” para favorecer la integración de inmigrantes.

En la presentación, que ha tenido lugar esta tarde en el centro de CeiMigra, han participado el religioso jesuita Josep Buades, director de esta entidad y autor del informe; el también jesuita Darío Mollá, que ha hablado sobre CeiMigra como “centro de estudios y formación e iniciativa paritaria entre la Administración y una entidad social”; Albert Mora Castro, de la Universitat de València (UV), que ha valorado los efectos de CeiMigra en los campos de la integración, la interculturalidad y los derechos; y la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra.

El informe, titulado “Superar fronteras”, ofrece un análisis estadístico que destaca “la dificultad de los inmigrantes para encontrar empleo”, derivada del “ritmo menguante” de concesión de autorizaciones y de la disminución de extranjeros afiliados a la Seguridad Social, aunque la comparación de datos de 2015 y 2014 plantea “si se atisba el inicio de una recuperación”.

Asimismo, existe “una mayor incidencia de la estacionalidad en los empleos a los que acceden los extranjeros, con trabajos temporales y precarios”.

Igualmente, el informe subraya la “inadecuación de las estadísticas oficiales sobre la realidad del alumnado inmigrante” en el sistema educativo, ya que “la extranjería no viene asociada necesariamente a la migración”, así como “las dificultades de los alumnos de población inmigrada para mantenerse en el sistema educativo y sacar provecho de los estudios”.

Además, “más de cien mil personas extranjeras residentes en la Comunitat Valenciana no tienen cobertura sanitaria”, por ello, la universalización de la asistencia sanitaria es una iniciativa “positiva que debe acompañarse de una administración más eficiente del sistema público y de la sensibilización de la población para evitar la estigmatización de grupos determinados”.

Reflexiones sobre la crisis de refugiados

La segunda parte del informe aporta reflexiones sobra la crisis de refugiados de Europa que “pone contra las cuerdas al proceso de construcción de una política común de integración y refugio sobre unas bases éticas sanas y, en este sentido, a la misma construcción europea” y sobre el impacto directo de esta crisis en España.

En esta línea, el estudio indica que “una mala gestión de las fronteras exteriores de la UE solo aumenta los peligros en el intento de franquearlas y fortalece a las organizaciones que se lucran con el transporte irregular para atravesarlas” y defiende una gestión “auténticamente común del asilo, tanto del examen de expedientes, como de la ubicación territorial de las personas solicitantes, y la provisión de ayudas y garantías similares en toda la UE”.

Además, ofrece el ejemplo del Centro Cultural Islámico de Valencia, una organización social que “ha sabido superar fronteras y construir un tejido comunitario y ciudadano en el ámbito vecinal del barrio valenciano de Orriols”, del que destaca su capacidad integradora “de personas de distintas nacionalidades, lenguas, usos culturales y acentos peculiares en la práctica religiosa islámica, junto con personas no musulmanas”.

Conclusiones y clausura de la fundación

El informe, disponible en la web http://www.socialjesuitas.es/documentos/category/11-publicaciones-de-ceimigra, establece, entre otras conclusiones, que “las políticas de inmigración e integración no se pueden limitar a la primera acogida y al proceso de inclusión social a través del empleo, ya que la integración social se logrará con una adecuada articulación de ámbitos comunitarios propios de grupos específicos dentro de un mismo territorio -por lengua, religión, etnia, ideología, pero también por gustos, aficiones y preferencias de todo tipo- con ámbitos comunes a grupos diversos en el mismo territorio”.

Por ello, “la apuesta por fortalecer el tejido asociativo y comunitario, las dinámicas de participación vecinal, social y política deben constituir una prioridad política, lo que implica respeto por el principio de subsidiariedad”.

En la presentación también ha tenido lugar la clausura de la fundación CeiMigra, ya que su patronato ha decidido no prorrogar el convenio fundacional suscrito por la Compañía de Jesús y la Generalitat en 2001, y prorrogado en 2006 y 2011, extinguiendo y liquidando la fundación.

La fundación “ha tenido la peculiaridad de ser una obra conjunta, al 50 por ciento, entre la iniciativa pública y la iniciativa social, en este caso de la Compañía de Jesús” y los distintos informes que se han publicado “han sido fruto de un diálogo crítico y leal, casi siempre tenso, muy a menudo productivo”, según fuentes de la entidad.

(Fotografías: Alberto Sáiz)

Fuente original: http://www.archivalencia.org/contenido.php?a=6&pad=6&modulo=37&id=13531&pagina=1