La siria que murió por denunciar a los yihadistas, un ejemplo a seguir para Europa

Gestión parroquial online

Lo que está ocurriendo en Siria sigue siendo actualmente uno de los grandes problemas que vive el mundo y que, pese al paso de los días, la solución no llega. Y un buen ejemplo es lo que ocurrió con Ruquia Hassan, una mujer siria que fue asesinada por los yihadistas en Raqqa.

Esta ciudad, capital del autoproclamado califato de los yihadistas, no sólo es un nido de terroristas sino uno de los lugares donde mayores atrocidades se están realizando en la actualidad en nombre de Alá.

Buena muestra es lo que le ocurrió a esta joven que acabó siendo asesinada por los terroristas por la activa denuncia que ha hecho en las redes sociales en los últimos meses para contar la situación que viven ciudades sirias en la actualidad.

“Seguramente, el Estado Islámico va a detenerme y decapitarme. Pero conservaré mi dignidad. Mejor que vivir humillada por esta gente”, dijo Ruquia Hassan a través de su cuenta en Facebook.

No obstante, apenas unos días después, los yihadistas la tomaron presa para ejecutarla sin juicio previo con la intención de dar un golpe sobre la mesa sobre su califato y evitar así voces que discordantes a sus actos.

Sin embargo, Hassan no sólo demostró valentía en sus actos sino que además dejó su testimonio a través de las redes sociales para hacer una denuncia pública y extensiva a todos los países del mundo que están viendo como los problemas en Siria han ido en aumento desde la entrada del Estado Islámico en buena parte de las ciudades del país.

“Prohibido, prohibido, prohibido. Lo único que hacen los yihadistas es prohibir. Sigo esperando el día en el que permitan algo. En el mercado, las personas chocan unas con otras. No porque sean demasiado numerosas, sino porque de repente han alzado sus miradas al cielo e, inconscientemente, han echado a correr. Dron en el cielo ahora mismo, explosión más tarde”, son algunos de los relatos que ha dejado en Facebook antes de perder la vida.

Ahora, en nuestras manos está el poder seguir con la denuncia que empezó ella y por la que perdió la vida.