Cardenal Urosa reconoce que los monaguillos son un semillero de posibles vocaciones

Gestión parroquial online

El cardenal Jorge Urosa Savino presidió este domingo 19 de junio una misa en la Catedral de Caracas, con motivo del Año Santo de la Misericordia convocado por el Papa Francisco, en la que se realizó el Jubileo de los Monaguillos y Acólitos, procedentes de todas las iglesias de Caracas.

La ceremonia contó con la participación de más de 150 niños y niñas, además de jóvenes y adultos que realizan este importante servicio en las iglesias y capillas a las que están vinculados. Con alegría atravesaron la Puerta Santa de la catedral metropolitana para participar de esta eucaristía y ganar así las indulgencias del jubileo.

Entre los acompañantes del Cardenal Urosa se encontraba monseñor José Trinidad Fernández, el coordinador de las actividades con motivo de los jubileos de la Misericordia en Caracas; y el padre Reinaldo Gámez, director de la pastoral vocacional, entre otros sacerdotes y seminaristas.

Para el arzobispo de Caracas la animación vocacional es un punto de importancia que se debe valorar en los distintos espacios de la iglesia, reconociendo a los servidores del altar o monaguillos como un “semillero vocacional de la Iglesia”.

Se debe promover la oración constante y pública por las vocaciones en las distintas comunidades (oración de los fieles, horas santas); se pueden organizar de encuentros vocacionales para promover vocaciones a la vida sacerdotal y a la vida religiosa; visitar las escuelas y colegios de cada zona, al menos dos veces al año; retomar la experiencia de las “Expo vocacionales”, dijo en la última Asamblea de Pastoral de Caracas.

Igualmente entre sus propuestas siempre impulsa la actividad vocacional en las Instituciones universitarias; y motiva “crear, donde no exista, el grupo de servidores del altar o monaguillos, como semillero de posibles vocaciones sacerdotales”.